martes, 18 de diciembre de 2007

HISTORIA

Aunque el origen de los asentamientos en la zona donde actualmente está Tejeda, existen restos de la época de los romanos que nos dan indicios de que ya había poblamientos más o menos estables.
Su nombre viene derivado del árbol del tejo, taxus en latín. Destaca en la comarca por sus variadas muestras de arquitectura religiosa, por la blancura de sus caseríos y por sus sabrosas perrunillas elaboradas en horno de leña.
El 28 de abril de 1656 Felipe IV vendió esta villa a la Condesa de la Roca y Vizcondesa de Sierrabrava, Doña Catalina Antonia de Sierra y Tovar. Ésta, antes de morir liberó a la localidad de todo señorío y vasallaje, gesto que está grabado en piedra en el Ayuntamiento de Tejeda.